Crece como puedas, pero no a cualquier precio

19-02-2018 | Brenda Rodríguez López

Twitter, Dropbox, Pinterest, Youtube, Spotify, Facebook y multitud de empresas digitales han recurrido a ellos como parte de su estrategia de crecimiento. Los "piratas" del crecimiento  prometen convertirse en profesionales muy demandados durante los próximos años en nuestro país. En EE. UU. todos han escuchado hablar de ellos, aquí la mayoría de personas todavía levanta una ceja al escuchar su nombre. ¿Qué es el "growth hacking"? ¿Quién se esconde bajo este perfil tan solicitado? ¿En qué consiste esta nueva estrategia del marketing digital?

 

¿Alguna vez te has parado a pensar en cómo consiguen las principales marcas digitales del mercado crecer de forma tan disparada y en tan poco tiempo? Los emprendedores saben que contar con un buen producto o una gran idea es un buen punto de partida, pero no garantía de un crecimiento desenfrenado. Las nuevas empresas necesitan crecer si quieren ser competitivas. Si quieren destacar en un medio tan cambiante y competitivo como es el mundo digital, necesitan recurrir a nuevos métodos e ideas.

Uno de los grandes problemas que las startups encuentran a la hora de conseguir expandir su negocio es su lento crecimiento en la Red. En esta fase inicial, son muchos los gastos a los que tienen que hacer frente y las compañías nóveles no disponen de recursos tan vastos como las empresas consolidadas. En muchas ocasiones, no pueden permitirse invertir en grandes campañas publicitarias, todavía no cuentan con el apoyo financiero de inversores o no disponen de grandes sumas de dinero. Además, por qué invertir en métodos tradicionales cuando existen técnicas "baratas" que pueden multiplicar exponencialmente el número de clientes o el impacto. No son pocas las grandes empresas que anhelan alcanzar ese efecto con estrategias que no supongan un elevado coste. ¿Cómo pueden conseguir estas compañías crecer con la mínima inversión posible de recursos? Su deseo se ha cumplido y se ha materializado en una nueva profesión: el "growth hacking".

¿Qué tienen de pirata los "growth hackers"?

Crece como puedas, pero no a cualquier precio. Ese podría ser perfectamente el lema de un growth hacker. Cuanto más barato mejor, y si es gratis, mejor aún. Más que una profesión esta es una nueva mentalidad orientada a lograr el máximo crecimiento posible en un periodo corto de tiempo y sin invertir una cantidad desorbitada de dinero. Para un growth hacker es indispensable encontrar el ingrediente secreto que permite que un negocio pase de unas cifras moderadas a un despegue disparatado y, si este no funciona, no desistir hasta encontrar la receta perfecta. En algunas ocasiones, a la hora de alcanzar esta meta, las líneas que separan lo que es lícito y legal de lo que no lo es son difusas. El propio profesional se define acorde a las barreras que esté dispuesto a saltar, pero, por norma, un growth hacker no tiene por qué ser un transgresor de la ley.

Si hay algo que caracteriza al growth hacker, aparte de su particular y, en cierta medida, obsesiva preocupación por el crecimiento, es su perfil disruptivo. Esta profesión requiere de grandes dosis de ingenio y de cierto toque de picardía. Para que una estrategia triunfe en este, cada vez más  complejo y competitivo entorno, es imprescindible tener un espíritu pionero y temerario y estar dispuesto a intentar abrir puertas que nadie más ha abierto. Encontrar perfiles que encajen con esta descripción no es fácil y, por ello, el growth hacking se ha convertido en una profesión tan bien pagada como demandada. El abordaje de los piratas no se hará esperar.

Crece como puedas, pero no a cualquier precio

¿Un nuevo término para algo antiguo?

Cuando Sean Ellis, emprendedor, inversor y consultor de startups como Dropbox, necesitó buscar un sustituto se dio cuenta de que necesitaba un nuevo nombre para definir su trabajo, escribió el que ahora es un artículo de referencia: Find a Growth Hacker for Your Startup. Él fue quien acuñó  el nombre de lo que es toda una profesión en auge, el growth hacking. A simple vista y sin profundizar mucho en el tema, puede parecer que este término es un llamativo neologismo que pretende dar un nombre a algo que ya existía, pero más allá de una simple moda, el growth hacking es un trabajo complejo que implica una base de conocimiento multidisciplinar y un intenso trabajo de análisis de datos.

Estos profesionales del futuro no son simples aficionados, son trabajadores especializados en el conocimiento pormenorizado de datos y métricas, grandes analistas que saben cómo sacar partido al nuevo universo digital y cómo utilizar el ingenio como herramienta de despegue e impulso. Su formación específica no es tan indispensable ni prioritaria como sí lo es su enfoque, pero, por norma general, estos "piratas" del crecimiento suelen tener sólidos conocimientos de programación y marketing y un amplio dominio de la tecnología digital, pues esa será en gran parte la palanca que les permita identificar las fórmulas oportunas para conseguir el impulso estratosférico de las compañías.

¿En qué consisten las técnicas "piratas"?

Un growth hacker no puede impulsar nada sin antes alcanzar un product market fit. Los clientes a los que va destinado el producto tienen que reaccionar muy positivamente a él o este no podrá escalar su crecimiento. Su diseño tiene que encajar de forma perfecta con un mercado bien definido, que pueda crecer, y el producto debe cubrir una necesidad y ser valioso para el público. No se puede limitar a vender un producto, sino a mejorarlo continuamente y para conseguirlo debe entender muy bien qué desean los usuarios y cuál es su experiencia porque ellos mismos jugarán un papel importante en su impulso.

El growth hacker se enfrenta al mercado con una óptica diferente. Tiene que buscar siempre nuevas fórmulas y persistir en su empeño de conseguir lo que para otros parece imposible. La creatividad es su motor. En los últimos años, hemos presenciado muchos ejemplos de estrategias de growth hacking, Airbnb utilizó los anuncios de Craigslist, Hotmail una llamativa posdata en sus correos (PS: I Love You. Get Your Free Email at Hotmail) y Dropbox las invitaciones a cambio de almacenamiento gratuito para multiplicar el número de clientes. Entre las tácticas que más utilizan estos "piratas" destacan: la prueba de versiones gratuitas por periodos limitados (modelo freemium), el retargeting, la venta de urgencia o el uso de tráfico de otras plataformas. En todas ellas existe un nexo común, el usuario se convierte en un sujeto activo y necesario para que la estrategia sea exitosa, por esta razón, no solo es clave saber llegar a él, sino conocerlo muy bien. Si quieres profundizar más en el conocimiento del growth hacking y obtener más información sobre el tema, te recomendamos que empieces con esta guía de Neil Patel y Bronson Taylor.

En CEU Institute for Advanced Management tenemos una amplia oferta formativa de marketing, puedes consultarla aquí, a través de ella tienes la posibilidad de adquirir una formación de calidad en este y otros temas. Como los growth hackers nuestra meta también es el crecimiento: el crecimiento profesional de nuestros alumnos y el impulso de sus carreras.  

PS: IAM CEU also loves you! Study with us!