¡Cuéntamelo con un vídeo!

06-11-2017 | Redacción CEU

El vídeo se consolida como el contenido de mayor impacto en Internet. Los teléfonos móviles y las redes sociales han propiciado que la imagen en movimiento se convierta en la reina del mundo digital. En una era en la que no tenemos tiempo que perder y la inmediatez apremia, lo que se consume bajo este formato audiovisual tiene un gran potencial "viral". El "video marketing" promete ser el principal protagonista de la mercadotecnia online en 2018. Los pronósticos estiman que el próximo año el 84% del trafico de Internet se realizará a través de vídeos. ¡No cierres los ojos ante la evidencia! Producir tu propio material audiovisual puede hacerte triunfar. ¡Enciende tu cámara y presiona el botón de REC! 

 

Cuando oyes el sonido del metro acercándose, ¿bajas las escaleras de dos en dos? Antes de sentarte a desayunar, ¿prefieres pedir un café para llevar? Para no dar vueltas y perderte en la ciudad, ¿estás dispuesto a parar un taxi? Entonces, el vídeo es tu medio ideal. No te quita tiempo, su consumo es fácil y además está de moda. Como tú, la mayoría de internautas se decanta por este formato. Al menos, eso es lo que muestran todas las estadísticas. La sociedad requiere rapidez e inmediatez. En este contexto de transformación digital, el vídeo se convierte en la fórmula perfecta para satisfacer estas demandas. Pero, cuanto más se acostumbra el público al contenido audiovisual, más exigente se vuelve. ¿Cómo destacar cuando la audiencia siempre quiere más? 

¡Todos quieren vídeos!

El perfil de los potenciales clientes ha cambiado mucho en los últimos años. Las personas han abandonado los medios tradicionales como la televisión, para embarcarse en el uso de nuevos aparatos tecnológicos como smartphones, tablets y portátiles. La relación que se establece ahora con el entorno es compleja. Mientras la tecnología propicia el aislamiento social, la capacidad de interacción y conexión de los consumidores nunca ha sido más alta. Los ciudadanos digitalizados se han vuelto cómodos, tienen una alta intolerancia al aburrimiento, ofrecen resistencia a las viejas fórmulas de marketing y demandan resultados óptimos en muy poco tiempo. Para conquistarlos, las marcas tienen que agudizar el ingenio y multiplicar el esfuerzo.

Los marketeros consideran que el vídeo es ahora la herramienta ideal para desarrollar una estrategia efectiva de mercadotecnia digital. No es de extrañar porque, como apuntan en el blog 40 de Fiebre, el video marketing aporta grandes ventajas: los números juegan a su favor, sus productos son "compartibles" y de fácil consumo, incrementa los ratios de conversión, contribuye al engagement, favorece al SEO, aparta a la televisión a un segundo plano, puede ser económico y los usuarios lo prefieren. El vídeo es un formato ejemplar para llegar a la audiencia de forma sencilla, atractiva y eficaz. La mayoría de empresas se han dado cuenta y están invirtiendo tiempo y dinero en producir nuevos contenidos audiovisuales. Pero la audiencia no solo demanda cantidad, también quiere calidad. ¿Cuáles son las claves para destacar en video marketing?

La primera impresión importa

Los primeros segundos son decisivos. La mayoría de personas dejan de ver un vídeo, si no logra captar su atención. Según un estudio realizado por Visible Measure, un 20% de los usuarios parará la reproducción en 10 segundos. En 30 segundos, lo hará un tercio. La creatividad y el ingenio son recursos muy efectivos para conectar con el público. La competencia es alta y el nivel de exigencia del público, también. Muchas veces, para conquistar a la audiencia no es necesario realizar un elevado gasto en producción. Una buena idea puede compensar un presupuesto ajustado.

¡Cuéntamelo con un vídeo!

Más canales, más opciones

Una de las claves que permiten aventurar que el vídeo seguirá acaparando el estrellato en el mundo digital es que se revela como el formato preferido por los usuarios para generar contenido en las redes sociales. Su engagement es mayor al que pueden generar otros contenidos como fotografías, infografías, noticias o artículos. El vídeo no solo triunfa en plataformas como Facebook e Instagram. Si puede ayudar a posicionar e incrementar el tráfico, ¿por qué utilizar solo un único canal y olvidar el resto? Whatsapp, blogs, email marketing,... Explorar nuevos canales y fórmulas incrementa las posibilidades de éxito.

Lo bueno, si breve, dos veces bueno

Que el público cada vez demanda mayor rapidez e inmediatez, aunque no tenga prisa, es una tendencia. Que utilice cada vez más tiempo sus teléfonos móviles para navegar por la red, otra. Conocer a la audiencia es una prioridad; qué le gusta, cómo se comporta, qué necesita,... Por norma general, los usuarios prefieren los vídeos cortos, y visualizarlos a través de sus móviles. No obstante, el target de una campaña puede demandar contenidos de mayor profundidad. Un desarrollo más sesudo, no implica que el contenido tenga que ser más aburrido. Cada vídeo debe enfocarse en un asunto concreto y no intentar abarcar demasiado. Si el tema es muy denso, se puede optar por vídeos resumen, divididos en partes o apoyados con gráficos.

Venderse lo justo

Un excesivo autobombo de la marca puede generar rechazo. La audiencia conoce bien la publicidad tradicional y ahora quiere que esta le ofrezca un valor añadido; bien sea que le emocione, divierta, ofrezca consejo o enseñe algo. El público es lo que importa. El mensaje debe ser claro y el vídeo tiene que realizar una llamada a la acción.

¡Estar a la última!

Quedan menos de dos meses para comenzar el 2018 y el video marketing se perfila ya como una de las grandes tendencias del año. Los profesionales de marketing trabajan en nuevas estrategias y fórmulas para conquistar al público a través del contenido audiovisual. Entre algunas de las nuevas propuestas destacan el desarrollo de vídeos interactivos, la transmisión de vídeos en vivo, los vídeos 360º, la realidad virtual o el video mapping. Todas estas nuevas alternativas tienen algo en común. Los usuarios cada vez son más activos. El gran desafío consiste en conseguir que el público no solo mire, sino que participe. 

Realizar una campaña de video marketing requiere de planificación, trabajo y esfuerzo. Las cifras no engañan, ya conoces el secreto. ¿estás preparado para ponerlo en práctica? ¡Cuéntamelo con un vídeo!