El porqué del adiós al efectivo

Viernes, 25 agosto 2017 | Redacción CEU

Quizás no seamos conscientes de ello, pero el efectivo está empezando a quedarse obsoleto. El desarrollo de políticas que acaben con el blanqueo de capitales y la evasión fiscal, el uso de nuevos métodos de pago, la introducción de las criptomonedas en el sistema financiero,... el camino a la desaparición del dinero físico es largo pero inexorable. ¿Nos despediremos de los euros como hicimos con las pesetas?, ¿se convertirán nuestras monedas en tesoros de coleccionista?, ¿será este el fin de los monederos?

 

Hoy es un día cualquiera en la vida de Ingrid en Bergen –Noruega–. La joven universitaria tiene un examen importante y pretende pasar la mañana volcada en prepararlo. De camino a la biblioteca, se para en una cafetería para pedir un expreso, paga con tarjeta. Al llegar a su destino, se da cuenta de que necesita imprimir unos apuntes, recarga su tarjeta de usuario a través de un datáfono y los imprime. Tras varias horas de estudio, nuestra protagonista decide que es hora de descansar y darse un premio. Entra en una tienda y compra unas chocolatinas, otra vez utiliza su tarjeta de crédito. En el camino de vuelta a casa, se encuentra con un músico callejero, le encanta el sonido de su guitarra y decide darle un donativo a través de una aplicación. Minutos más tarde, utiliza la misma plataforma a través de la que conoció a un antiguo estudiante de su carrera, para comprarle a este unos libros de texto. ¿Por qué Ingrid no lleva monedas en su bolsillo?

En Noruega, Islandia, Dinamarca y Suecia apenas circula el efectivo. Millones de transacciones diarias se realizan en estos lugares sin recurrir al dinero físico, su desaparición es ya una realidad. La legislación danesa ha fijado el año 2030 como el punto final a la existencia de billetes y monedas en el país. Para facilitar el cambio, desde 2016 los comercios en Dinamarca pueden negarse a aceptar dinero en metálico. En Suecia, el 95% de los pagos al por menor se realiza sin utilizarlo. Aunque países como EE. UU. y Reino Unido viven aún muy ajenos a esta realidad –solo realizan la mitad de sus transacciones con él–, el efectivo tiene los días contados.

¿Por qué cambiar el modelo?

Esta tendencia al desuso del dinero físico se empieza a vislumbrar a nivel internacional. El objetivo de la mayoría de países que la defienden es acabar con el blanqueo de capitales y la evasión fiscal. La trazabilidad o rastreo del dinero es indispensable para erradicar estas prácticas y requiere conocer en cada momento de dónde viene, dónde se encuentra y a dónde va este. Por supuesto, esta es una tarea mucho más sencilla, cuando el dinero está monitorizado y no guardado en nuestros bolsillos o escondido bajo el colchón.

A finales del año pasado, el Gobierno del Presidente Modi en India aprobó el remplazo de los billetes de 500 y 100 rupias –la gran mayoría del dinero en circulación– en un periodo muy corto de tiempo. Es un ejemplo de los cambios que se están empezando a implementar para acabar con el dinero negro. En este caso concreto, se estimaba que la economía sumergida del país alcanzaba cifras del 20% de su PIB. Frenar la financiación de grupos terroristas y el narcotráfico es otro de los grandes objetivos que pretende alcanzar la desaparición del dinero físico.

Por otro lado, no todo el dinero virtual entra en el sistema. Las propias criptomonedas están desreguladas y se utilizan en ocasiones para mover dinero 'sucio'. El cambio de modelo implica muchos desafíos. Los nativos digitales adoran los nuevos modelos de pago por su sencillez, inmediatez e, incluso, limpieza –los billetes y monedas contienen multitud de bacterias–. Pero, las generaciones más veteranas aún desconfían mucho de las alternativas a las fórmulas tradicionales y prefieren realizar sus operaciones con dinero en sus bolsillos.

El porqué del adiós al efectivo

¿Por qué el efectivo desaparecerá?

En una entrevista reciente, el Codirector del Máster Ejecutivo en Finanzas, Rafael Hurtado, aseguraba que <<el fin del dinero físico será una realidad, pero es complicado saber cuándo exactamente sucederá>>. La mayoría de expertos financieros coinciden en que la paulatina desaparición del dinero en efectivo es un hecho. ¿Cuáles son las pistas indican que este cambio se producirá? ¿Por qué los expertos están tan seguros?

  • Inmediatez y comodidad

Sacar dinero de un cajero requiere tiempo y esfuerzo. La inmediatez es una de las principales demandas en la sociedad actual y los nuevos métodos de pago nos facilitan el acceso a nuestro dinero sin salir de casa.

  • Utilización de la banca digital

Consultar el estado de nuestras cuentas y realizar transacciones a través del móvil es cada vez más común. Pese a que las generaciones mayores todavía necesitan ir al banco para resolver la mayoría de sus dudas, los jóvenes prefieren los métodos en línea.

  • La tecnología de los métodos de pago

Nuevas aplicaciones facilitan el intercambio de dinero inmediato entre particulares. La llegada a Europa de la nueva normativa sobre métodos de pago llamada PSD2 –Revised Directive on Payment Services– abrirá el camino para que sea más fácil realizar este tipo de transacciones.

  • Desarrollo de sistemas de seguridad

Como explica Ovidio Egido Gil, CEO de Mastercard en España en su masterclass ¿Qué es FINTECH?, el trabajo de las empresas digitales no solo se focaliza en el desarrollo de los nuevos métodos de pago, también en la autentificación para el refuerzo de la seguridad. Estas compañías diseñan fórmulas biométricas como la detección por huella o, incluso, el reconocimiento a través ritmo cardiaco.

  • Interés por la moneda virtual

La divisa virtual está teniendo una gran aceptación. En concreto, el bitcóin está reuniendo fuerza y posicionándose como la criptomoneda que más confianza genera. Por supuesto, todavía tiene que superar muchos obstáculos, entre ellos su fuerte volatilidad y la desconfianza que genera en algunos sectores de la sociedad.

  • La rápida adaptación a nuevos modelos

La experiencia parece constatar que las personas nos adaptamos mejor a los cambios de lo que cabría esperar. Al menos eso es lo que parece indicar el ejemplo de India –aunque no fuese muy exitoso, se hizo en un tiempo récord– o la propia aceptación del euro en Europa.

  • Los billetes de 500 euros no existirán

El BCE aprobó la eliminación de estos billetes en marzo del año pasado. Por el momento, están aún en circulación legal pero su retirada es firme y se realizará de forma paulatina.

  • Legislación en contra del dinero efectivo

Las nuevas normativas aprobadas en los países europeos se están alineando. Hace unos meses, Portugal fijó en 3000 euros el pago máximo en efectivo. Desde el año 2015, en Francia se redujo esta cantidad a 1000 euros. En España, la Ley contra el Fraude restringe el pago en metálico a 2500 euros y, en Diciembre, se anunció que se limitará próximamente a 1000 euros.

La desaparición del dinero físico puede suponer un paso importante en la lucha contra el fraude fiscal, la financiación de grupos terroristas, el narcotráfico y, en definitiva, todo lo relacionado con el dinero negro. Aún así, la legislación actual está lejos de poder acabar con estas prácticas. Un objetivo tan ambicioso, necesita también medidas a su altura. La desaparición del metálico promete mucho, pero tanto o más necesita.