La revolución de los “tech”

27-08-2018 | Redacción CEU

Los neologismos con sufijo “-tech” son por sí mismos toda una tendencia. Nuevas palabras como “insurtech”, “wealthtech”, “regtech” o “lawtech” están entrado con fuerza en el mundo de los negocios. Cada vez más profesionales y medios de comunicación recurren a ellos para explicar el efecto que tiene el avance en tecnología en el entorno empresarial y financiero. No obstante, estar al corriente de todas las novedades que trae consigo la digitalización y entender qué supone la llegada de estas nuevas alternativas disruptivas puede resultar a veces difícil. Para despejar las dudas sobres ellas y aclarar cuáles son los términos que están reeescribiendo el antiguo glosario corporativo, hemos decidido realizar un breve recorrido por los principales conceptos “tech”.

 

La llegada de nuevas alternativas digitales que mejoran o modifican la forma de proceder en los diferentes ámbitos del campo empresarial y financiero ha propiciado la incorporación de una relación de palabras que tienen como complemento la partícula “-tech”. Algunos de estos vocablos, como es el caso del término “fintech”, son ya populares en la cultura corporativa e incluso han protagonizado de forma directa o indirecta algunos de nuestros recientes artículos:

Es esa la razón por la que este artículo no incide más en el significado del concepto “fintech”. No quiere decir por ello que la relevancia de este concepto sea menor, simplemente hemos decidido dejar espacio para otros términos menos conocidos y atendidos.

El nuevo glosario “tech

La digitalización está constantemente redefiniendo y reinventando el entorno laboral sobre el que el profesional trabaja. La acelerada adopción por parte del mundo empresarial de nuevas soluciones tecnológicas está teniendo como resultado la proliferación de numerosos conceptos que atienden a esta nueva realidad. Son los siguientes:

  • Proptech (property + technology):

Tras sufrir una dura crisis entre los años 2008 y 2013, el sector inmobiliario español empieza a recobrar, de forma tímida aunque constante, su previo estado de salud. En parte, esta recuperación se debe a los beneficios que le reportan las nuevas soluciones tecnológicas aplicadas al sector: la compraventa de inmuebles con contratos inteligentes a través del blockchain, la utilización de diferentes tipos de crowdfunding, el desarrollo de casas “inteligentes” mediante el uso del Internet de las cosas (IoT), la comercialización de propiedades a través del big data y la geolocalización, el uso de inteligencia artificial en la planificación de las edificaciones, la utilización de la realidad aumentada y virtual en la venta de pisos o el impulso de otros modelos como el alquiler compartido. Estas propuestas suelen nacer en el seno de innovadoras startups, no obstante, las grandes compañías cada vez están más interesadas en apostar por esta tecnología e impulsar su desarrollo.

  • Regtech (regulation +technology)

No ha pasado desapercibido en nuestro blog la creciente preocupación del entorno empresarial y financiero por la mejora del cumplimiento normativo. Las nuevas propuestas tecnológicas que están emergiendo también avanzan en esta dirección. El resultado es lo que ahora conocemos como “regtech”. El objetivo de esta disciplina es garantizar el cumplimiento de las normas en el marco de la empresa a partir de soluciones tecnológicas que permiten, entre otras cosas, la automatización de los procesos. De esta forma, las compañías ofrecen una mayor transparencia y control de riesgos, y favorecen que el cumplimiento legislativo sea más estricto y exhaustivo.

 

La revolución de los “tech”
  • Lawtech (law + technology)

No es una especialidad similar al “regtech”, aunque su nombre pueda llevar a pensar lo contrario. Esta es la propia apuesta del sector jurídico por la adaptación de la tecnología a la prestación de servicios legales. Este nueva corriente contribuye a mejorar el contacto entre profesionales y clientes, a acelerar los trámites y las gestiones, a facilitar la autogeneración de documentos legales o a reducir los costes de este tipo de servicios. Entre sus ramas más notorias destaca el crowdfunding legal, los autoservicios legales como el registro de marcas y los contratos inteligentes.

  • Wealthtech (wealth + technology):

Bien podría formar parte de una subcategoría de la rama “fintech”, pues el objetivo de las “wealthtech” es esencialmente financiero: el asesoramiento y la buena gestión del patrimonio económico de las personas. El acceso a estos servicios se democratiza, pues sus usuarios suelen ser particulares, no grandes fortunas. Este nuevo concepto está transformando también la forma de invertir. Sin duda, su propuesta más conocida es el asesoramiento a partir de algoritmos y machine learning, es decir, el uso de robo-advisors, sobre todo por parte de pequeños inversores, del que ya hablamos en el artículo “Dejarás que un robot gestione tus finanzas”. No obstante, existen diferentes alternativas dentro de esta nueva categoría financiero-tecnológica como son los robo-retirement, las micro-inversiones o los brokers digitales.

  • Insurtech (insurance + technology):

El negocio de las aseguradoras también ha sabido sacar partido a esta “fiebre” tecnológica. Los avances en inteligencia artificial, IoT y big data han funcionado como un revulsivo para el sector. La capacidad de tener más y mejores datos es una gran ventaja competitiva en el mundo de los seguros. También lo es la posibilidad de realizar evaluaciones más exactas y de automatizar algunos complicados procesos. Gracias a este nuevo concepto de digitalización de los seguros, los productos que se ofrecen pueden ajustarse mucho más a las necesidades y deseos de los clientes, y los procedimientos resultan mucho más eficientes y eficaces. Prueba del éxito de esta novedosa rama es que, según el cálculo de la firma de análisis Juniper Research, las compañías aseguradoras moverán durante este año, gracias a estos servicios “insurtech”,187.000 millones de dólares a nivel global en primas de clientes.  

Junto a las “fintech”, las tendencias mencionadas son aquellas que irrumpen con más fuerza en el mundo de los negocios. De todas formas, la “Revolución de los Tech” promete llegar a tantos sectores como ámbitos existen. Es por ello, que nuevos nombres comienzan a aparecer en el horizonte: “greentech”, “madtech”, “retailtech” o “foodtech”. Esto no hace más que subrayar una idea, los límites de la innovación tecnológica solo se encuentran en las fronteras de la imaginación.

¿Quieres formar parte de los profesionales que abanderen la revolución tecnológica del mundo de las finanzas? En CEU IAM Business School impartimos un Programa Avanzado en Finanzas Digitales, FINTECH que responde a las necesidades de formación en este sector. Si, por otro lado, aspiras a trabajar en un banco o una gestora internacional, quieres llegar a ser el CFO de tu empresa o anhelas ver de cerca algunas de las operaciones más impactantes y novedosas del mundo financiero, el Máster Ejecutivo en Finanzas es tu máster.