Los coches japoneses se preparan para despedirse de los aranceles

23-07-2018 | Redacción CEU

Europa y Japón han firmado un acuerdo de libre comercio que eliminará aranceles y favorecerá el flujo de mercancías en ambos sentidos. Este tratado aún no ha sido aprobado por el Parlamento Europeo ni la Dieta Nacional de Japón, pero todo parece indicar que saldrá adelante sin problemas. De ser así, la Comisión Europea señala que su aplicación supondrá un ahorro de 1.000 millones de euros anuales en las exportaciones europeas y la eliminación del 90% de aranceles que Japón aplica a las importaciones de la UE. Este tratado contribuirá a  simplificar los procedimientos en las aduanas y abrirá nuevas oportunidades de negocio, especialmente en el sector agroalimentario. Pero, ¿qué impacto tendrá la firma de este acuerdo en el mundo del motor?

 

La Unión Europea pactó el pasado martes en Tokio un acuerdo de libre comercio con Japón que fue rubricado por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe. Su firma supone un primer y determinante paso hacia la eliminación de aranceles sobre los productos que comercializan entre sí los dos países. Es preciso recordar que juntos suman casi el 30% del PIB mundial.

El tratado y su impacto en la industria del automóvil

El acuerdo de libre comercio entre Europa y Japón afectará de forma especial a la industria de la automoción, y particularmente a la comercialización de coches japoneses en el continente. Hasta ahora, estos vehículos han estado gravados con un 10% de aranceles, y los componentes de producción japonesa con un 3%. Estos aranceles desaparecerán con la entrada en vigor del acuerdo (prevista para principios de 2019) y, como consecuencia, los precios podrían bajar. Las marcas japonesas con presencia en Europa serán, por tanto, las que más se beneficien de su puesta en marcha.

Todos señalan a Suzuki, Toyota, Nissan y Honda como los grandes ganadores de este acuerdo en el sector de la automoción, pues son estas firmas las que tienen una infraestructura productiva en el continente. Curiosamente, los tres últimos fabricantes tienen plantas en Reino Unido. Sin duda, este será otro de los muchos factores que tendrá que barajar el país a la hora de hacer efectivo su divorcio definitivo con la UE. Por otro lado, las marcas japonesas que no fabrican en Europa, como Mazda, Subaru o Mitsubishi, también se pueden ver beneficiadas por el acuerdo: sus precios podrán ser mucho más competitivos.

Las marcas europeas que utilizan componentes de firmas niponas también sacarán partido de este acuerdo, aunque no en la misma medida que los fabricantes japoneses. A su vez, Europa podrá aumentar la exportación de algunos modelos a Japón y comprobar como el mantenimiento de los coches japoneses en el continente se hace más asequible.

El sector de la automoción ha tenido un peso importante en la negociación de este acuerdo internacional. Ha sido uno de sus puntos más sensibles, pues su implementación podía producir un desequilibrio en el mercado europeo automovilístico. Es una de las razones por las que el pacto contempla la eliminación de aranceles en el sector en un periodo transitorio de siete años  y la Unión Europea se reserva el derecho de poder responder con nuevos aranceles en el caso de que se detecte "un gran daño" en la industria.

El "Japan Europe Free Trade Agreement" (también conocido por las siglas JEFTA) también afectará al mundo de las motos. Los vehículos de dos ruedas nipones y sus componentes dejarán de soportar aranceles con un gravamen de un 8% y un 3,7% respectivamente. Esta medida podría favorecer la bajada de precios en estos vehículos. Las firmas más beneficiadas por este acuerdo son también algunas de las firmas más vendidas en Europa: Honda, Kawasaki, Suzuki y Yamaha.

 

Los coches japoneses se preparan para despedirse de los aranceles

Una forma de combatir el proteccionismo

"Estamos mandando el mensaje claro de que estamos juntos contra el proteccionismo", ha asegurado Donald Tusk quien, asimismo, ha calificado este tratado como el "mayor acuerdo bilateral hasta ahora realizado" y ha optado por no nombrar de forma directa a su tocayo. Porque, aunque este acuerdo se gestó en 2013, la firma del mismo parece haberse visto acelerada a causa de la batalla comercial encabezada por el presidente de los EE. UU, Donald Trump.

Como parte de su agenda proteccionista, Washington ha impuesto unos aranceles a Europa que suponen un gravamen del 25% en el acero y el 10% en el aluminio. Trump ha vuelto a manifestar recientemente su intención firme de aplicar aranceles en otros sectores si la UE no le ofrece ciertas concesiones -como el acceso de productos estadounidenses al mercado europeo-. La industria del automóvil es precisamente uno de estos sectores clave de esta contienda comercial. El presidente estadounidense amenaza con imponer aranceles del 20% a las importaciones de los vehículos europeos.

La Comisión Europea ha manifestado su intención de tomar represalias, si Estados Unidos finalmente decide aumentar los aranceles en el sector. La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, ha asegurado que están trabajando en el diseño de contramedidas para responder ante este posible escenario, como ya hicieron anteriormente ante la subida del acero y el aluminio -con la imposición de aranceles del 25% a productos estadounidenses como el whisky, los tejanos o el maíz-.

El próximo miércoles, Malmström acompañará al presidente de la Comisión Europea en un viaje a Washington para hablar con el presidente de EE. UU. acerca de esta disputa comercial. No tardaremos mucho en descubrir cómo continua este combate mercantil. Mientras, la curiosidad crece entre los amantes de los coches: ¿acabarán los europeos conduciendo "kei cars"?

La industria del automóvil demanda profesionales cada vez más preparados para responder de forma exitosa a estos nuevos y complejos retos. En CEU IAM School, hemos diseñado un Máster Ejecutivo en Dirección de Empresas de Automoción cuyo objetivo final es formar a un alumnado que sea de capaz de lidiar con un sector que se encuentra en continua transformación y que pueda tomar decisiones acertadas gracias a sus conocimientos sólidos sobre el negocio.