¡Menos ruido y mejor contenido!

04-06-2018 | Redacción CEU

Nunca hubo tantos medios y canales como los hay ahora. Tampoco tanta información publicada en la Red. Todos parecen coincidir en la certeza de la manida frase “el contenido es el rey”. Pero muchos olvidan aquel proverbio que reza “menos es más” cuando siguen el principio del “más vale algo que nada”. Esta apuesta por la producción sin medida de contenido está teniendo graves consecuencias en Internet, como la infoxicación o la  viralización de “fake news”. El “content curator” es una de las figuras que ha aterrizado en la Red para combatir los males de la sobreinformación y la falta de calidad en los medios online. La misión de este “superhéroe” digital es clara: buscar, filtrar, elaborar, añadir valor y compartir contenido, sin ocasionar más ruido informativo.

 

El año pasado estuvo marcado por la proliferación de fake news y por el debate, aún abierto, acerca de llegada de la era de la posverdad. Cada vez son más las voces que alertan sobre los posibles peligros de la falta de calidad en la difusión de contenidos en los medios digitales. Por ejemplo, según la última actualización del informe del Observatorio Nacional de Telecomunicaciones y de la SI llamado Los ciudadanos ante la e-sanidad, más del 60,5% de los españoles utilizan Internet para consultar información sobre salud y un 22,3% lo hace a través de las redes sociales. Si esta información sobre salud no es tratada adecuadamente puede ocasionar graves problemas. Movimientos antivacunas o noticias acerca de productos que previenen o provocan cáncer han puesto sobre aviso a los profesionales relacionados con el sector sanitario.

Los periodistas también son conscientes de la necesidad de un mayor contraste y verificación de los contenidos que circulan por Internet en el ámbito de la salud, pero también en el resto de campos. Alertan de problemas como la falta de inversión en las redacciones, los riesgos de guiarse por la celeridad que demanda esta nueva era digitalizada o los peligros de la difusión de noticias falsas.

Gracias a Internet y los medios sociales, las marcas ahora también tienen voz en la Red, de igual forma que los ciudadanos de a pie. Por otro lado, la sobreinformación y la producción de contenido de baja calidad se ha convertido en una constante en la Red. Esta es una de las razones por las que la figura del curador de contenido se ha convertido en crucial en la gestión de los medios sociales actuales.

Un contenido que marque la diferencia

La curación de contenidos se popularizó a raíz de un artículo publicado por Rohit Bhargava en 2009 titulado Manifesto for the content curator que vaticinaba el potencial que tendría el profesional enfocado en el adecuado tratamiento del contenido en los medios en un futuro cercano. No se equivocaba. De hecho, esta nueva ocupación lleva el nombre que propuso en su manifiesto. No obstante, no es una profesión del todo original, tiene notables precedentes en los periodistas, los documentalistas y los profesionales del marketing. Se podría decir que la misión de los curadores de contenido se ha enriquecido de la experiencia previa y los conocimientos sobre los que se cimentaron estas profesiones.

Una visión simplista de la curación de contenido la reduciría a un mero filtrado de información. Pero el ejercicio de esta profesión implica algo más que una adecuada selección de contenido, requiere también de un buen criterio y de una adecuada adaptación del contenido a la estrategia, a la línea editorial y al público objetivo, sin perder nunca ni el enfoque ni la calidad, ni generar más ruido.

Por otro lado, la presencia de una marca en Internet no siempre persigue la venta directa. Una reputación sólida y consolidada en la Red también hace posible la conversión de un mayor número de clientes en el terreno offline. Una marca se distingue por el contenido que publica. Si esta se convierte en una fuente de información para los usuarios, su prestigio y autoridad en el sector crece.  Un buen cuidado y tratamiento del contenido genera confianza entre los usuarios y confiere personalidad a la marca, la posiciona.

¡Menos ruido y mejor contenido!

Ganarse a la comunidad sin hacer ruido

Los usuarios reciben miles de impactos publicitarios diferentes al día. Esta exposición constante, agota y contribuye a la perdida de interés y a la saturación de la audiencia. Internet ha abierto las compuertas a la información, pero también al ruido. La curación de contenido es una alternativa que a la vez que combate la infoxicación, convierte a la marca en un canal de información que también aporta valor a la comunidad digital.

El objetivo principal de los curadores de contenido no es solo saber depurar bien las fuentes y encontrar contenido valioso, sino crear un vínculo con el público a través de este. La mera recopilación y difusión de contenido no es suficiente. Para alcanzar esta meta, los profesionales tienen que conocer bien a la audiencia, saber conectar y empatizar con ella, aportar una impronta de la marca a la vez que se ofrece algo preciado, contribuir a la estrategia sin caer en el autobombo y mantener un punto de originalidad y creatividad. En definitiva, un curador de contenido olvida el “más vale algo que nada” y persigue la calidad, porque el contenido es el rey, pero solo cuando se cuida.

Principios de una buena curación de contenidos

  • No compartir sin aportar
  • Cada medio es diferente, el contenido también lo debe ser
  • Congeniar con un público requiere una adecuada segmentación previa
  • La reproducción sin más es ruido, el curador contextualiza
  • El ruido aleja a la audiencia, la calidad lo acerca
  • Las prisas no son buenas consejeras
  • Lo general pierde fuerza frente a lo concreto
  • Un "content curator" trabaja su voz,  pero la alinea a la de la marca
  • El aprendizaje es continuo cuando se mide y monitoriza
  • Las improvisaciones son mejores cuando se las prepara

En CEU IAM Business School, estamos comprometidos con la continua actualización de nuestra oferta formativa, para ofrecer a nuestros alumnos las herramientas adecuadas y los conocimientos necesarios que demanda un sector como el de la mercadotecnia en continua transformación. Con ese objetivo, hemos diseñado nuestro Máster en Marketing Digital (online) con una metodología blended-learning que permite compatilizar la formación con el día a día.