Pocas monedas en la hucha

Lunes, 5 noviembre 2018 | Redacción CEU

Problemas a la hora de gestionar imprevistos, dificultades para conseguir materializar planes a medio o largo plazo, la imposibilidad de pagar facturas con puntualidad, apuros para sacar a flote un proyecto, la incapacidad de incrementar el capital a través de inversiones inteligentes, etc. No guardar el suficiente dinero en la hucha implica enfrentarse, antes o después, a grandes obstáculos. Esta no es una cuestión menor y merece, por tanto, mucha atención. Sin embargo, conseguir subir la tasa de ahorro sigue constituyendo una de las grandes asignaturas pendientes en España. ¿Por qué les cuesta tanto a los españoles ahorrar?

 

Que los españoles cuentan con pocos ahorros no es ninguna novedad. El informe "Análisis de las decisiones de ahorro e inversión de los hogares españoles" que ha publicado en octubre la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no hace más que confirmar una tendencia de la que ya nos hicimos eco el año pasado: los españoles ahorran poco y, además, cada vez menos. El estudio de la CNMV desvela que la tasa de ahorro en España representa menos de la mitad de la media europea. La renta bruta española, calculada a partir de la diferencia entre la renta bruta disponible menos el consumo final, equivale a un 5,1%. Una cifra muy baja respecto a la media de un 12,13% que registra la eurozona, el 17,3 % de Alemania o el 13,7 % de Francia.

La tasa de ahorro española siempre ha sido más baja que la europea, y su tendencia se ha mantenido normalmente a la baja. Solo registró un contundente repunte al estallar la crisis. Esta subida llegó a alcanzar en 2009 un máximo histórico de 13,4%. Incluso en ese momento, la cifra no fue lo suficientemente alta para igualar la media europea. Ante un escenario económico difícil, los españoles decidieron recurrir al ahorro como medida de protección y precaución. No obstante, pasados los años más duros de la crisis, el ahorro del país ha vuelto a experimentar un paulatino descenso. ¿Por qué están las huchas de los españoles vacías otra vez?

¿Qué dicen otros estudios sobre el ahorro español?

Ofertia, plataforma de venta online, ha presentado recientemente los resultados de una encuesta que realizó con motivo del Día Mundial del Ahorro. Según los mismos, las principales preocupaciones de los españoles son la salud y los problemas económicos. Este último dato, se ve corroborado en la encuesta por el alto porcentaje de entrevistados que asegura ser incapaz de ahorrar con su sueldo actual, en concreto, un 71% de ellos.

Otro estudio del comprador de seguros y telefonía Rastreator, que también fue llevado a cabo en vista de la celebración de ese día, señala que 7,97 millones de españoles (una cifra que supone el 26,7% de la población) no consiguen ahorrar nada a final de mes. A su vez, este informe asegura que el número de ahorradores en España ha descendido un 13,5% respecto al año pasado.  Según su análisis, la falta de ingresos es el gran obstáculo al ahorro (48,8%), seguido de los gastos en imprevistos (36%), el endeudamiento (14%) y el apoyo económico a terceros (13%). Un 19,4% de los encuestados reconoce que gasta más de lo que ingresa y el 19,8% confiesa que si no ahorra, o no ahorra más, es debido a que prefiere destinar ese dinero a caprichos.

 

Pocas monedas en la hucha

El ahorro inmobiliario, un sello español

El endeudamiento, la burbuja inmobiliaria, el repunte en la apuesta por el consumo, la limitación salarial y el desconocimiento financiero son grandes obstáculos que explican la poca capacidad de ahorro de los hogares españoles. No obstante, uno de los factores más significativos que han marcado la deriva de la economía familiar del país es la inversión en bienes inmuebles. En España, se apuesta por el ahorro inmobiliario, no por el financiero.

El nivel de riqueza de las familias en España es superior a la media europea. Esto únicamente responde al mayor peso que tienen en esta economía los activos reales. Mientras su componente financiero equivale a un 18%, el inmobiliario representa un 82%. España se vuelve a descolgar del promedio europeo donde la riqueza inmobiliaria supone un 68% y la financiera, el 32% restante. Los españoles siguen confiando en bienes tangibles, y no en otros activos financieros como pueden ser los fondos de pensiones, la renta variable o los seguros.

La llamada "cultura del ladrillo" sigue todavía muy presente en la sociedad española. No quiere por ello decir que sus riesgos sean menores: problemas de liquidez, movilidad laboral limitada y endeudamiento excesivo. Respecto a este último punto, el informe de la CNMV, antes citado, sostiene que los españoles se endeudaron mucho más que los europeos en el periodo anterior a la crisis. El motivo fue principalmente la adquisición de activos no financieros, en concreto, de viviendas. Junto a las rentas reducidas y la nueva apuesta por el consumo (que había sido aplazada en el periodo de recesión económica), este es uno de los motivos que mejor explican la falta de liquidez actual.

Este patrón de inversión y ahorro de la economía española puede contribuir a reducir la capacidad de crecimiento de la economía española y provocar que el desequilibrio financiero aumente. Cabe señalar también que la importancia de los activos financieros en la cartera de los familias españolas ha aumentado, aunque solo de forma significativa en los hogares con mayor renta. También, aunque de forma tímida, ha bajado la apuesta por los activos inmobiliarios. Esto último, responde a la dificultad de las familias más jóvenes y con rentas más bajas para acceder a la inversión en vivienda. Como dato final y relevante, destaca la mayor apuesta del conjunto de españoles por los fondos de inversión.

En CEU IAM Business School somos conscientes de la necesidad que tienen tanto las grandes como pequeñas empresas de contar con profesionales que estén respaldados por una sólida formación financiera. Por esa razón, hemos diseñado nuestro Máster Ejecutivo en Finanzas: una formación que te ayudará a adquirir una visión completa del mundo financiero y a convertirte en un gran experto en este sector.