Un futuro sobre ruedas

11-06-2018 | Brenda Rodríguez López

Hablar de futuro en el mundo del motor es casi imperativo. La industria de la automoción es uno de los ámbitos donde más se invierte y apuesta por la innovación. Son temas habituales en el sector el tránsito hacia la electrificación de los vehículos, la competición desenfrenada de las marcas por alcanzar el deseado nivel cinco de conducción autónoma, la búsqueda de nuevas alternativas que sean respetuosas con el medio ambiente, la mayor conectividad de los automóviles o el cambio de comportamiento de usuarios que plantean iniciativas como el “carsharing”. Sin embargo, no es frecuente que la atención del sector recaiga sobre el futuro de algo que a priori puede parecer trivial, pero que en realidad es pieza fundamental e inherente del concepto de vehículo: los neumáticos.

 

Lejos aún de la generalización del uso de los llamados coches voladores, es importante poner también interés en aquello que mantiene a los coche en contacto con la carretera. Hasta hace poco, los neumáticos eran unos de los elementos más conservadores de los vehículos, ahora los fabricantes también plantean nuevos desafíos en las ruedas. Las firmas no escatiman en ofrecer ideas diferentes, futuristas e insólitas a la hora de desarrollar “cauchos” que sean ecológicos, estén conectados y demuestren ser mucho más eficientes que los actuales. ¿Cómo son estos neumáticos del futuro?

Los neumáticos ecológicos y conectados de Michellin

Conscientes quizás del viraje de la industria hacia la electrificación, la creciente regulación sobre las emisiones de vehículos en Europa y el declive del diésel, los fabricantes especializados en la producción de neumáticos ponen ahora el foco en el respeto al medioambiente. Una de las últimas compañías en lanzar un mensaje ecológico es también una de las marcas más conocidas de "cauchos", Michellin. El segundo fabricante mundial de neumáticos ha anunciado recientemente el ambicioso objetivo de conseguir que en 2048 todos sus neumáticos sean 100% reciclables.

Durante la última edición del congreso de movilidad Movin'On de Montreal, Michellin presentó su plan de fabricar neumáticos elaborados con un 80% de materiales sostenibles que se podrán reciclar en un futuro de forma integra. El grupo francés busca ahora nuevos materiales biodegradables con los que puedan cumplir esta misión. El desafío autoimpuesto por la firma no solo se limita a este cometido, también propone el desarrollo de nuevas fórmulas que permitan reciclar los neumáticos que ahora se producen.

Otra de las líneas en las que trabaja la firma es el impulso de la conectividad en las propias ruedas de los vehículos. Aunque pueda parecer un avance todavía lejano, está mucho más cerca de lo que parece. <<A finales de este año todos nuestros neumáticos de camión tendrán un dispositivo electrónico que permitirá recopilar y consultar información sobre su estado a las flotas, todos los sistemas necesarios para su control>>, asegura Florent Menegaux, director general ejecutivo de Michellin. Una tecnología que ya se ha probado en los neumáticos aviones y que en los próximos años llegará a los turismos. Además, la firma lanzó también hace unas semanas, en colaboración con Porsche, Michellin Track Connect, un servicio diseñado para circuitos que conecta el neumático con una aplicación móvil.

Un futuro sobre ruedas

Las alternativas creativas de Goodyear

Goodyear es uno de los grandes fabricantes de neumáticos que apuesta por una de visión de futuro disruptiva. Su Eagle-360 Urban es uno de las propuestas más innovadores presentadas hasta el momento dentro del sector.  Este "neumático" se materializa en una esfera completa dotada de una piel biónica que incorpora una red de sensores.  El dibujo que forman estos recuerda a los surcos de un cerebro. Un diseño muy acertado ya que este concepto se construye sobre el uso de la inteligencia artificial.

El Eagle-360- Urban se presenta como un neumático imposible de pinchar capaz y, según la propia marca, capaz de "sentir, decidir, transformarse e interactuar". En otras palabras, una "goma" capaz de obtener información sobre el estado de la rueda y el contexto a tiempo real, cambiar y adaptar el dibujo a las diferentes superficies según la necesidad de agarre en la calzada y de repararse así mismo cuando sufre un pinchazo. No obstante, este concepto también enfrenta sus propios desafíos. Su forma esférica no encaja en el sistema de ejes de los vehículos actuales. Como solución a este contratiempo, la marca plantea un sistema de levitación magnética.

Goodyear es una marca que no deja de sorprender al sector. Su última propuesta plantea un diseño de rueda aún si cabe más futurista. Oxygene es un neumático que tiene un enfoque esencialmente ecológico: dejar de emitir CO2 para generar oxigeno. Este concepto de la firma emplea musgo vivo en la pared lateral del neumático para alcanzar este extravagante objetivo. Su neumático promete ser capaz de absorber la humedad y el agua de la calzada, "inhalar" el CO2 a través del aire y poder realizar un proceso de fotosíntesis con el que también será capaz de generar la electricidad suficiente para alimentar sus componentes electrónicos internos. Un neumático que también estaría conectado.

Sin aire en los neumáticos

Como cabe esperar en el sector de los neumáticos, una de las mayores preocupaciones de los fabricantes es conseguir dar el adiós definitivo a los pinchazos. Durante años, las principales marcas del sector han coincidido en la apuesta por el desarrollo de neumáticos sin aire como solución al problema. Algunas de estas firmas, incluso ya los comercializan, como Michellin con sus X Tweel para vehículos agrícolas e industriales. Un modelo que, por el momento, no se ha podido adaptar a los turismos porque no soporta bien las velocidades elevadas.

La compañía surcoreana Hankook también trabaja en esta línea de neumáticos sin aire desde hace años. Su última versión del prototipo iFlex ofrece un diseño compatible con cualquier vehículo, se adapta a las llantas convencionales. Precisamente, esta firma propuso en 2013 tres conceptos de llantas realmente innovadoras, Boostrac, Alpike y HyBlade, que eran capaces de modificar su estructura dependiendo de las condiciones de la calzada. Bridgestone con la tecnología Air-Free para bicicletas o la compañía japonesa Sumitomo Rubber en colaboración con Toyota son también algunas de las marcas que siguen apostando por un concepto diferente de neumático que no utilice aire.

En CEU IAM Business School también apostamos por la innovación, pero, sobre todo, por la adecuada preparación de unos profesionales que tendrán que enfrentar un trabajo en un entorno sometido al constante cambio. Gracias a nuestro Máster Ejecutivo en Dirección de Empresas de Automoción podrás adquirir los conocimientos necesarios para convertirte en uno de los profesionales que lidere esta transformación del sector.