Una mirada al futuro del trabajo

Una mirada al futuro del trabajo

Lunes, 7 enero 2019 | Redacción CEU

Las reglas del juego están cambiando, especialmente, dentro del ecosistema laboral. Las empresas demandan nuevos perfiles profesionales. Necesitan captar un talento que esté a la altura del cambio que empiezan a experimentar. Para lograr atraer a los candidatos ideales, se ven obligadas a diseñar constantemente nuevas estrategias. Los profesionales también quieren cosas diferentes. Ahora son más independientes, están más especializados y exigen una mayor conciliación y flexibilidad horaria. Cada vez son más conscientes de que su relación laboral difícilmente se mantendrá hasta la jubilación. Estas son tan solo unas pinceladas de cómo el escenario laboral está cambiando. Hoy, en CEU IAM Business School, nos asomamos al futuro del trabajo haciendo un repaso por las principales tendencias que aparecen con fuerza dentro del mundo laboral.

 

Hasta ahora, hemos sido testigos de cómo la tecnología ha marcando el comportamiento de las empresas. Las compañías se enfrentan a un desafío complejo, tienen que adaptar sus organizaciones al nuevo escenario digital que las rodea. Al mismo tiempo, tienen que tratar de posicionarse como marcas atractivas y ofrecer una propuesta de valores que encaje con aquello que ahora demandan los nuevos profesionales. Para conseguir hacer frente con éxito a todos estos cambios, es necesario saber identificar y entender cuáles son las nuevas corrientes y tendencias dentro del entorno laboral. Solo de esta forma las organizaciones serán capaces de diseñar estrategias eficaces y competitivas que consigan atraer al mejor talento. A su vez, los profesionales que conozcan cómo se perfila el futuro del trabajo estarán más preparados para progresar en su carrera laboral.

Un nuevo ecosistema laboral

Son muchos los expertos que, animados ante la llegada del cambio de año, se han lanzado a señalar  las que según ellos serán las tendencias de 2019 en el sector laboral. A continuación, ofrecemos una recopilación de sus principales predicciones:

  • Flexibilidad

El trabajo será más flexible en dos dimensiones: la horaria y la espacial. Los horarios tradicionales irán paulatinamente desapareciendo en favor de nuevos modelos que estén más adaptados a las circunstancias personales de los profesionales y a su productividad. También los espacios serán más flexibles. Un ejemplo de esta tendencia es el llamado coworking. Estos lugares están favoreciendo la creación de redes de contactos profesionales, la aparición de oportunidades y las sinergias, es decir, aquello que conocemos como networking. Estos modelos se empiezan a reproducir en compañías grandes, no solo en empresas innovadoras y emergentes. También surgen nuevas propuestas como el crowdworking.

  • Teletrabajo

Pese a que el fenómeno del presentismo tiene un gran arraigo en nuestro país, el trabajo a distancia cobrará cada vez más fuerza. Aunque la resistencia todavía es alta, el impulso tecnológico está preparando el terreno para el cambio. El teletrabajo ayuda a satisfacer la demanda de los profesionales sobre conciliación, también aporta otras ventajas como el descenso del gasto en transporte. A su vez, esta modalidad también puede resultar beneficiosa para las empresas. Supone un ahorro en material y acondicionamiento y, bien enfocada, puede aumentar la productividad.

  • Resultados

La flexibilización de las condiciones laborales, la aparición de nuevos perfiles de profesionales como los knowmads, la adopción de metodologías ágiles, el fenómeno de la economía gig y la apuesta por el teletrabajo están propiciando un cambio de mentalidad en las compañías. Las organizaciones comenzarán a aplicar un enfoque más orientado a medir el trabajo a través de los resultados, no de las horas que el empleado pasa en su puesto de trabajo.

 

Una mirada al futuro del trabajo
  • Retribución flexible

Las compañías no solo necesitan reclutar al mejor talento, también necesitan retenerlo. Muchas de ellas se han dado cuenta de que, para que sus empleados estén motivados, necesitan algo más que pagar un buen sueldo a final de mes. Existen diferentes opciones de compensación alternativa, pero los expertos señalan a la retribución flexible como la que más se usará de ellas en un futuro. Esta modalidad se basa en una mejora en la retribución de los trabajadores a través de productos y servicios que gozan de ventajas fiscales o descuentos (transporte público, guarderías, tickets de restaurantes,...). Al negociar de forma colectiva las empresas consiguen mejores precios en ellos, por lo que este modelo permite al trabajador disponer de un ahorro considerable. La retribución flexible no supone un incremento de las organizaciones en coste de personal y, siempre que se aplique de la forma adecuada, resulta beneficiosa para el empleado.

  • Creatividad

Los perfiles más buscados son los que están más vinculados al desarrollo de la tecnología (analistas de datos, expertos en ciberseguridad, ingenieros de inteligencia artificial, abogados especializados en nuevas tecnologías,...). Eso no quiere decir que no haya un hueco para perfiles con un carácter más creativo como los growth hackers. De hecho, la innovación estará muy presente en la nueva filosofía de trabajo. Para encontrar nuevas soluciones será necesario estimular el pensamiento creativo en el entorno de trabajo.

  • Inteligencia artificial

Este es un segmento que crece con fuerza. Tal es así que los expertos de Randstad (Argentina) aseguran que puede llegar a convertirse en una nueva categoría de empleo. De hecho, según los datos de la Asociación Española de Robótica y Automatización de Tecnologías de la Producción, España ocupa el undécimo puesto en el ranking de países con mayor indice de robotización en los procesos diarios. La automatización es solo un primer paso. El avance de la tecnología estará muy ligado al futuro del trabajo.

  • Nuevas tendencias en Recursos Humanos

A medida que el trabajo cambie, también lo hará el enfoque de los profesionales de Recursos Humanos. Deberán idear continuamente nuevas estrategias y soluciones que ayuden a atraer, motivar y fidelizar a los empleados. Destacarán entre ellas el enfoque analítico (people analytics) y una mayor apuesta por la fidelización del talento (compensaciones ideadas a medida del trabajador). Por otro lado, el nuevo modelo de trabajo que se caracterizará, entre otras cosas, por la emancipación de los profesionales (trabajadores por proyectos, freelancers, colaboradores,...), también influirá en que los departamento de RR. HH. se centren más en las necesidades personalizadas de cada uno de los profesionales. De hecho, algunos expertos apuntan a que estos departamentos podrían convertirse en una especie de agencia de carrera profesional.

En CEU IAM Business School, apostamos por una formación alineada a las claves de la  transformación organizativa. Inscríbete en nuestro Máster en Recursos Humanos, Gestión del Talento y Liderazgo y conviértete en uno de los profesionales que lidere el cambio en el mundo laboral.