Una vez tomada la decisión de importar...

Una vez tomada la decisión de importar...

Lunes, 11 febrero 2019 | Redacción CEU

Pueden encontrarse a miles de kilómetros, pero los países nunca han estado más cerca los unos de los otros. El mundo es cada vez más pequeño, pese a que en términos estrictamente geográficos no lo sea. Aunque algunos estados vuelvan a apostar por el impulso de políticas proteccionistas, lo cierto es que en el contexto actual las fronteras se han desdibujado considerablemente. Acceder tanto a productos como servicios de países extranjeros resulta cada más sencillo a la par que necesario. Por otro lado, puede parecer que en principio importar sea una actividad circunscrita solo a grandes empresas y multinacionales, sin embargo, personas físicas, pymes y micropymes también pueden importar y obtener buenos resultados. ¿Cuáles son las claves más importantes a la hora de emprender un negocio de importación con éxito? ¿Qué recomendaciones preliminares hay que tener en cuenta a la hora de importar?

 

Por definición, se considera importación a la compra de bienes y servicios que provienen de países extranjeros. En otras palabras, es una actividad que permite a las compañías acceder a productos que son más baratos, no existen en el país de origen o tienen una calidad superior a la habitual. De ahí, que importar se convierta en una gran oportunidad de negocio. No obstante, cuando un emprendedor toma la decisión de importar, debe ser consciente de que no se está enfrentando a una simple compra al exterior. Una decisión como esta requiere dedicación, investigación, planificación y esfuerzo. ¿Cómo emprender entonces un negocio de este tipo? ¿Qué consejos hay que escuchar antes de aventurarse a la importación?

La información es poder

Un emprendedor novel puede identificar un nicho de mercado interno, estudiar y analizar los mejores países para encontrar el producto que necesita, elegir a buenos proveedores en el extranjero, conseguir gestionar adecuadamente el transporte y la logística y, sin embargo, olvidar algo tan importante como los impuestos y los aranceles, provocando finalmente que el negocio sea en realidad poco rentable. La buena noticia es que este emprendedor inexperto se dará cuenta del error cometido en el momento en que reciba su primer pedido (solo será buena esta noticia en el caso de que no haya pactado con el proveedor extranjero más envíos). La mala que habrá perdido una cantidad considerable de dinero, y que, en muchos casos, este será estímulo suficiente para que no vuelva a invertir ni tiempo ni dinero en este tipo de proyectos.

Antes de aventurarse a importar, es conveniente conocer a qué impuestos y aranceles estarán sujetos los productos deseados. Por norma general, los costes aduaneros serán los siguientes: IVA a la importación (generalmente de un 21%, salvo en productos especiales o zonas con tratamiento fiscal diferenciado), aranceles e impuestos especiales de la Unión Europea, medidas antidumping,  impuestos a productos especiales y otros gastos de aduanas. El precio final del producto puede ser muy diferente al pagado inicialmente al proveedor.

Algunos señalan a Hobbes como la primera persona en expresar, al menos por escrito, la relación entre información (en concreto el conocimiento privilegiado) y poder. Sea cual sea el primer autor de la manida frase "la información es poder" ni estaba equivocado ni su teoría perdió fuerza con el paso de los años. Para emprender un negocio de importación, el primer requisito es contar con la información pertinente y comprender bien el contexto.

Por un lado, es esencial tener un conocimiento extenso sobre el mercado interno: investigar cuál es el precio adecuado para el producto, entender y justificar cuál será el uso que se le dará (bien sea comercial o de otro tipo) y calcular cuál será el margen de beneficio de cada operación. Por otro lado, el emprendedor también tendrá que recopilar la información necesaria sobre el mercado extranjero. Deberá responder a cuestiones como: ¿existen tratados importantes con el país al que quiero importar?, ¿dispone este mercado de la infraestructura necesaria para realizar una operación como esta?, ¿existe alguna traba legislativa que impida la puesta en marcha del proyecto? o ¿cumplo con los requisitos pertinentes para comenzar esta nueva relación comercial?

 

Una vez tomada la decisión de importar...

Los buenos proveedores

Una vez investigado el mercado exterior e interno y aclaradas las dudas sobre los requisitos específicos del producto y la gestión de los trámites aduaneros, es hora de buscar proveedores. Existen diferentes alternativas como el uso de portales B2B (el más popular Alibaba) y la visita de ferias internacionales (ideal para negocios con volúmenes grandes) o misiones comerciales. Al realizar esta búsqueda es recomendable tener en cuenta aspectos como que los proveedores europeos son los que cuentan con menores aranceles y tiempos de entrega más cortos, mientras que los productos de países extracomunitarios pueden ser en algunos casos más competitivos e interesantes para el mercado interno.

El emprendedor seleccionará luego los proveedores que considere más convenientes y les solicitará una factura proforma. El precio no debe ser un elemento crucial que determine la elección. Es cierto que es un factor significativo, pero también se deben barajar otras cuestiones como la calidad del producto, su vida útil, los plazos de entrega, ciertos aspectos de financiación, el suministro de piezas de repuesto o qué tipo de servicios pos-venta ofrece el proveedor. Tras analizar estas variables, la balanza puede inclinarse hacia otro lado.

Otro elemento importante a considerar es que los proveedores sean capaces de satisfacer la demanda del producto en cuestión. Si no pueden suministrarlo con cierta continuidad, en los plazos  oportunos y en las cantidades suficientes, el negocio de importación estará en peligro. Tampoco se puede dejar de lado el tema de las diferencias culturales. Hay que mantener una comunicación clara con los proveedores y saber identificar aquellas situaciones que puedan ser conflictivas o propiciar un malentendido para, de esa forma, evitarlas o enfrentarlas desde la perspectiva adecuada.

Estas son solo dos recomendaciones iniciales a la hora de emprender la aventura de la importación. Por supuesto, existe un gran número de aspectos a tener en cuenta al iniciar un proyecto de este tipo. En próximas publicaciones de esta sección internacional, iremos desgranando otros factores importantes de este proceso. Por ahora, adelantamos que algunos de ellos son: el tipo de transporte que se utiliza, la selección adecuada del producto, el planteamiento estratégico de la comercialización, los aspectos financieros, etc.

Tanto dentro de nuestras fronteras como al otro lado de ellas, el escenario experimenta un cambio constante. Este contexto global marcado por la incertidumbre, la celeridad en los procesos, el imparable desarrollo tecnológico y la complejidad requiere de profesionales cada vez más preparados. En CEU IAM Business School somos conscientes de esta situación y, por ello, hemos diseñado formaciones como el Programa de Desarrollo Directivo (PDD) el cual está destinado a impulsar la carrera de sus alumnos hacia la dirección de empresas.

Esta página web usa cookies.

Este sitio web utiliza cookies para analizar el tráfico, personalizar preferencias de contenido y ofrecer funciones propias de redes sociales. También compartimos información sobre el uso que hagas de nuestro sitio web con terceros (redes sociales, publicidad y análisis web). Puedes modificar el uso de dichas cookies en la siguiente configuración.

Permitir todas las cookies