Una vuelta por los pasillos del Salón del Automóvil de París

Lunes, 8 octubre 2018 | Redacción CEU

El conocido como “le Mondial de l'Auto” celebra su centésimo vigésimo aniversario. Del 4 al 14 de octubre, el Expo Porte de Versailles de París mostrará las últimas novedades que presenta una industria en plena transformación. Como es costumbre, esta cita bianual, que alterna cada año el protagonismo con el Salón de Fráncfort, se convierte en una de las fechas más importantes del mundo de la automoción. Este tipo de encuentros no solo sirven para exhibir músculo ante los competidores e impresionar, seducir y conquistar a los amantes de los coches, también son útiles para entender en qué punto se encuentran las firmas y cuál es la salud general de la industria.

 

Si la cita internacional automovilística de París 2018 se ha caracterizado por algo, no ha sido por romper con la inercia vivida en los encuentros anteriores. El salón parisino ha servido más que nada para confirmar la dirección predecible hacia la que se dirige el sector automotriz: la apuesta por la electrifiación, el SUV impulsado como segmento estrella y el cambio de paradigma en la celebración de este tipo de eventos. Todo esto, aderezado con la inquietud que siembra la política arancelaria estadounidense y la incertidumbre que genera el brexit, ahora que su llegada se encuentra tan próxima.

La confirmación del cambio de paradigma

Abarth, Alfa Romeo, Aston Martin, Bentley, Fiat, Ford, Jeep, Lamborghini, Mazda, McLaren, Mitsubishi, Nissan, Opel, Subaru, Volkswagen y Volvo son las marcas que han decido no hacer acto de presencia este año en París. Las ausencias de firmas importantes del sector ya no son una novedad, sino un patrón que se ha ido reproduciendo durante los últimos años. La tendencia se confirma. Los grandes fabricantes de coches han dejado de concebir estos famosos salones del automóvil como eventos clave de su calendario a los que no pueden dejar de acudir.

Las marcas prefieren presentar sus vehículos en eventos personalizados, dirigidos a sus intereses particulares y que sean capaces de acaparar la atención que necesitan. El alto coste que acarrea acudir a este tipo de salones y la falta de un retorno tanto mediático como económico en una magnitud proporcional al esfuerzo desempeñado son las principales razones que parecen justificar este cambio de comportamiento de las firmas automovilísticas.

Frente a estos eventos internacionales, los salones regionales están ganando mucha fuerza (es el caso, por ejemplo, del Mobile World Congress de Barcelona). Los fabricantes se han dado cuenta de que en estas citas "menores" también alcanzan una gran visibilidad y además no necesitan destinar a ellas una inversión tan elevada. Por otro lado, los eventos como el Salón de París, que suelen tener el objetivo de dar a conocer sus productos al mayor número posible de potenciales clientes, ya no funcionan en la misma medida que lo hacían antes. La mayoría de entusiastas de los coches conocen las novedades y nuevos detalles sobre las marcas antes de que ellas mismas los presenten en estos grandes acontecimientos. La era digital ha propiciado este escenario. No obstante, los interesados siguen necesitando ver los vehículos de cerca y probarlos. Los salones regionales sirven también como entornos ideales para lograr satisfacer estos deseos.

 

Una vuelta por los pasillos del Salón del Automóvil de París

Rumbo directo a la electrificación

Aparte de percibir la necesaria reinvención de estos grandes salones en favor de su supervivencia, se saca otra lectura clara de la celebración del Salón de Paris 2018: la continua y creciente apuesta por la electrificación de las firmas de automóviles.

En encuentros como este, las marcas que juegan en casa suelen apostar más fuerte. Ese ha sido, por ejemplo, el caso de Renault que ha querido mostrar al público su músculo eléctrico. Uno de sus vehículos que más ha llamado la atención en el Salón de Paris ha sido el Renault K-ZE, un SUV eléctrico que se fabricará en China y que tendrá una proyección global. La firma también ha querido aprovechar la ocasión para anunciar que, bien sea con versiones híbridas o híbridas enchufables, electrificarán sus vehículos de las gamas más populares: Clio, Captur y Mégane. De hecho, la mayoría de firmas automovilísticas (Mercedes, Audi, Citroën, etc.) también se encuentran en plena transición eléctrica, algo que se percibe de forma clara en los pasillos del Expo Porte de Versailles.

La entrada en vigor de la normativa WLTP y la legislación sobre emisiones y diésel (como la reciente propuesta de Dinamarca de prohibir en 2030 la venta de coches nuevos de diésel y gasolina) han tenido un papel muy importante en el impulso y la celeridad del cambio hacia el desarrollo eléctrico. En este encuentro internacional, se pueden encontrar conocidas propuestas de modelos eléctricos como son el Audi E-Tron, el Mercedes-Benz EQC o el Peugeot E-Legend Concept. No obstante, siempre existe una excepción para que la regla se convierta en regla. El Salón de París también exhibe el primer coche de hidrógeno que se matriculará y venderá en España, el Hyundai Nexo, y cuenta con una propuesta vehículo bi-fuel capaz de impulsarse con gasolina y gas natural comprimido de Seat, el Arona TGI.

Como no podía ser de otra manera, el segmento SUV también ha ocupado un lugar destacado en París, con vehículos como el nuevo Dacia Duster, el Honda CR-V Hybrid, la cuarta generación del BMW X5, el todocamino de siete plazas Seat Tarraco, etc. Este tipo de vehículos está tomando la delantera en el mercado y desbancando a otras opciones que antes eran muy populares (como era el caso, por ejemplo, de los monovolúmenes).

En CEU IAM Business School somos conscientes de que el mundo de la automoción necesita a profesionales que estén cada vez más preparados y que cuenten con un nivel de especialización alto para afrontar esta etapa de transformación en la que se encuentra el sector. Esta es la razón que nos ha llevado a diseñar nuestro Máster Ejecutivo en Dirección de Empresas de Automoción: una formación que te permitirá adquirir las competencias, habilidades y herramientas necesarias para poder abordar los retos del mundo del automóvil con confianza y éxito.